Click here to listen to the Daily Zohar [audio:http://dailyzohar.com/wp-content/uploads/audio/dz986.mp3|titles=Daily Zohar 986]
Holy Zohar text. Daily Zohar -986
Hebrew translation:
Traduccion Sebastian Palen

Tikun 70-92

El Zóhar nos dice que hay almas masculinas que entran en los cuerpos femeninos y de las almas femeninas que entran en los cuerpos masculinos. Esta situación ocurre cuando la conexión entre el hombre y la mujer no son puros o sus consciencias en el momento de la cópula y la transferencia de semillas no fue a la unificación con los demás o ha tenido pensamientos negativos.

En algunos casos un tipo diferente de alma llega a una pareja para su corrección, independientemente de la conciencia que tenían en su unificación, sobre todo si no planeaban tener un hijo.

Cuando el hombre y la mujer se unen conectan Jojma y Bina y activan la sefirá de daat. Esto crea la excitación de los deseos para el sí mismo y saca fuerza de la luz en la columna vertebral a los testículos. En esa etapa, la consciencias y los deseos se transforman en la materia y las ‘flechas’ (como el Zohar define) dispara para dar en el blanco.

La conciencia inicial del masculino y femenino determina el tipo de luz que extrae y que podría ser positivo o negativo. El deseo del sí mismo transforma la luz y la conciencia en el ADN físico y determina el tipo de alma que llegará a la vasija.

Un matrimonio debe prepararse para un largo tiempo antes de reunirse para crear nueva vida. En el momento del acto ellos deben estar en total oscuridad para evitar la lujuria física y sólo puro amor el uno al otro con la conciencia que se centra en la elaboración de un alma elevada para el niño. Deben olvidarse de su propio placer por lo que la luz vendrá con el niño sin tomar para ellos mismos.

La planificación de un niño es una de las conexiones espirituales más altas, ya que conecta las tres sefirot superiores de Jojma Bina y Daat para crear la vida que es la afinidad con la máxima luz.

No debemos juzgar a los padres o a sus hijos para quién o qué son.

Recuerde que Dios creó a ricos y pobres, sabios o ignorantes, puros y el mal. Todos y todo son partes del tikún final del individuo y del mundo.

{||}